jueves, 4 de junio de 2009

Cruel como la vida misma...


4 comentarios:

Montse dijo...

Si los niños supieran lo que pensamos los trabajadores, igual entenderían por qué los mayores estamos tristes y ausentes!!!

Viatger dijo...

Sí, Montse pero ya sabes que la prespectiva de los peques es muy diferente.

saludos,
Viatger

Montse dijo...

¡Quien fuera peque!

Viatger dijo...

Bueno la verdad que de peque (y la adolescencia) hay una parte que la recuerdo con cariño, sin embargo hay otra parte que si pudiese la borraría como comenté en otra entrada (http://historiesdeviatger.blogspot.com/2008/04/comes-sant-mart-de-centelles-in-memriam.html), si me econtrase conmigo mismo en otras épocas no me gustaría en absoluto.

Como siempre me enrollo como las persianas.

Petons,
Viatger