sábado, 20 de junio de 2009

Viajes por sorpresa

Os pongo un artículo que escribió Javier Ortiz, en paz descanse, en el que estoy totalmente de acuerdo, me repatea el estómago una cosa del monarca (bueno me repatean más, aunque es normal si me parece obsoleta la monarquía y preferiría una república...) es que se da mucho rigor en los funerales de estado a los que mueren por la patria en el ejército, y no es que me parezca mal, no me lo parece, pero en España, en todo su empedrado, mueren 3 personas por día de accidente laboral (muchísim@s más que las bajas del ejército), de acuerdo no están dando su vida por la patria, pero sí la dan por su familia que en definitiva se estaban ganando la vida para alimentarla igual que el militar que muere abatido, me parece terrible que el Jefe del Estado (que es el cargo que ocupa) no haya tenido nunca un gesto a las familias y a los que desgraciadamente un día dejan su casa, se despiden de su familia y jamás regresarán porque han dejado lo más preciado en el trabajo; su vida.

Un saludo,

Viatger

_____________________________________________________

El Rey, que ha optado por celebrar con sobriedad su septuagésimo cumpleaños organizando una fiesta para sólo 450 personas, decidió mostrar su humanidad navideña viajando por sorpresa a Afganistán el 31 de diciembre para saludar a los soldados españoles allí destacados, con los que estuvo el tiempo imprescindible para acudir a Kuwait a tomar las uvas y ser agasajado por su amigo el emir jeque Sabah al Ahmad al Sabah, demócrata de toda la vida.

El presidente del Gobierno, dispuesto a no ser menos, voló también por sorpresa el 5 de enero a Líbano para pasar un rato con el contingente militar español y brindar con los soldados a la salud del Rey, como buen socialista.

Esto de viajar por supuesta sorpresa para agasajar a tropas propias desperdigadas por el mundo aprovechando tal o cual fecha señalada se ha convertido en una especie de manía. Ahora lo hacen todos. (Por cierto: Rajoy ha demostrado su falta de reflejos políticos y su vocación de perdedor no yendo a visitar, en plan alternativo, a los españoles que están de misión en la Antártida, lo que hubiera quedado la mar de ecológico.)

La pregunta es: ¿a cuento de qué esos viajes? ¿Por qué nunca el Rey o el jefe del Gobierno aprovechan estas tan entrañables fiestas para ir a tomarse una copa de cava en alegre francachela con, por ejemplo, los obreros de un andamio de la costa de Alicante, o con los sudadores de una plantación plastificada de El Ejido, a 50º bajo el sol, o con las limpiadoras del Metro de Madrid? No me digan que los soldados tienen superior mérito por el riesgo que corren: hay muchos más muertos por accidentes laborales que por misiones militares en el exterior. Tampoco pretendan que es por la importancia de la misión que cumplen: el ejercicio de la globalización militar todavía no ha demostrado que sirva para nada mejor que lo realizado por la gente que trabaja.

La explicación es sencilla, aunque deprimente: poner ladrillos, soportar los rigores de un invernadero o limpiar basura en un andén son tareas que en esta España de hoy no pueden venderse como patrióticas. Es mucho más patriótico hacer el pasmarote en cualquier rincón del mundo al servicio de los intereses de los EEUU.

Javier Ortiz

4 comentarios:

lady k dijo...

Discrepo en eso de que la muerte de un trabajador no es "por la patria". España es el país donde más empleo se está destruyendo, y sin empleo no nos va a quedar país para "hacer patria". Para muestra un botón: golpe a la mafia china -> liberamos 450 chinitos esclavizados -> pasan de tener un empleo indigno y un alojamiento miserable hacinados como ratas a... -> no tener nada, quedarse en la calle -> ahora son problema de los servicios sociales financiados con fondos públicos que provienen de las cotizaciones de los trabajadores -> ¿qué trabajadores? cada día hay menos...
Con todos mis respetos a las FFAA, tanto valor tiene repartir alimentos en misiones humanitarias como hacer que haya alimentos que repartir, ser productivo en una palabra (bueno, dos).

Totalmente de acuerdo con el artículo de Javier Ortiz (al que no conozco, por cierto).

Saludos!!!

Viatger dijo...

cuando quise decir que la muerte de un currante no es por la patria me refiero a que no es por la patria tal y como se entiende en el ejército.

Javier Ortiz falleció hace un par de meses ya, por desgracia http://historiesdeviatger.blogspot.com/2009/04/este-pasado-28-de-abril-fallecio.html

saludos,
viatger

lady k dijo...

Sip, lo de morir por la patria es una frase hecha, entiendo lo que dices :). Lástima no haber leído más cosas de Javier Ortiz en vida.
Bye!

Viatger dijo...

Puedes leer a Javier Ortiz en la web http://www.javierortiz.net/ que tenía y que la familia, a petición popular, ha decidido publicar cada día artículos que ya hizo.

saludos,
Viatger