viernes, 20 de noviembre de 2009

Charles Proteus Steinmetz.

Charles Proteus Steinmetz (1865-1923), ingeniero eléctrico y matemático alemán, su nacionalidad resulta problemática, aunque las fuentes más veraces o creíbles dicen que nació en Breslau, Silesia, Alemania, ahora conocida como Polonia.
Su verdadero nombre era Karl August Rudolf Steinmetz, hijo de un ferroviario.

Una deformación física (padecía cifosis, encorcatura defectuosa de la espina dorsal) le hizo refugiarse en los libros de texto que leía con avidez, además de dedicarles mucho tiempo durante su juventud, demostró una gran habilidad para las matemáticas, literatura clásica y las ciencias físicas. Se graduó en el “Gymnasium” de su localidad, posteriormente ingresó en la universidad de Breslaw en 1833. En la universidad inció ciertas actividades políticas de corte socialista asociándose más tarde al Partido Socialdemócrata Alemán. Asumió la dirección del periódico del partido, La Voz del Pueblo, a raíz de una redada donde fueron apresados varios de sus camaradas. Sus editoriales fueron tildadas de incendiarias e insurgentes por las autoridades hasta el punto que se vio obligado a abandonar el país.

Emigró a Estados Unidos de América como polizón en un carguero, cuando llego empezó a trabajar en una pequeña compañía eléctrica. Una vez consiguió la nacionalidad estadounidense americanizó sus nombres y apellidos añadiendo Proteus (semidios griego que poseía el don de metamorfearse) como segundo nombre; nombre de guerra en sus tiempos de militancia socialista y con el que firmaba los cáusticos e irritantes editoriales.

Poco tiempo después montó un laboratorio donde realizo la mayoría de sus experimentos. En 1892 estudia la histéresis magnética en los electroimanes, fenómeno que da lugar a pérdidas de energía en máquinas eléctricas que se manifiesta en forma de calor. Este estudio servirá a futuros ingenieros a conocer de antemano cuáles eran las pérdidas en máquinas eléctricas, una mejoría considerable ya que hasta entonces solamente se podían saber las pérdidas por histéresis una vez construidas.

Un año más tarde cuando la pequeña compañía eléctrica fue absorbida por la General Electric Co., consiguió que fuese respetado su laboratorio y sus trabajos.

Utilizó por primera vez los números complejos [1] para el estudio de las corrientes alternas, esto facilitó enormente el cambio progresivo de las distribución de corriente continua a corrientes alternas polifásicas, mucho más económica, fácil de transportar y transformar. Ese mismo año publicó una teoría sobre las corrientes transitorias, estas aparecen en aparatos una vez que se han desconectado y que la mayoría de veces producen daños en la máquinas incluso diseñó un generador para poder producir 10 KA a 100 KV durante una milésima de segundo, verdaderas descargas para poder estudiar este fenómeno.

Todas las obras que realizó las acompañó de complicadas fórmulas matemáticas que poca gente entendía en los congresos a los que asistía, poco a poco fue simplificando el lenguaje matemático de sus artículos y editó un libro de matemáticas para ingenieros, así pues, fueron generalizándose sus métodos de cálculo.

Reconocido universalmente como uno de los genios más sobresaliente del mundo de la electricidad.

Steinmetz llevó una vida solitaria, sus excentricidades se hicieron famosas, en los laboratorios donde trabajaba estaba prohibido fumar, siempre espetaba a sus colegas y compañeros: “ No fumar, no Steinmetz”, normalmente, al final, le dejaban fumar mientras el resto lo tenía prohibido.

En una ocasión no puso la calefacción de casa porque en su interior moraba una familia de ratoncillos en la caldera pasando ese invierno un terrible frío, así era Steinmetz.

Cuentan que el mismísmo Henry Ford [2] contrató sus servicios para que reparase un generador que no funcionaba correctamente, tras observar detenidamente la máquina durante dos días solicitó una escalera y marcó una señal con una tiza en una parte de la carcasa y propuso que quitasen exactamente dieciséis vueltas de ese devanado, sin pensarlo dos veces los operarios hicieron lo que dijo Steinmetz y el generador funcionó correctamente.
Realizó una factura por 10000 dólares al Sr. Ford, pero éste le pidió que detallase la factura y Steinmetz escribió:


- Marca de tiza = 1 dólar.

- Saber dónde ponerla = 9999 dólares.

Steinmetz fue:

- Presidente del Instituto de Ingenieros Eléctricos (IEE).
- Doctor Honoris Causa por la Union College de Schenectady.
- Miembro de la Academia de Artes y Ciencias.

Sus obras más destacadas:

- General Lectures o electrical engeneering, 1909.
- Theory and calculation of alternating current phenomena, 1909.
- Theory and calculation of transient electrical phenomena, 1909.
- Radiation light and ilumination, 1911.
- Elementary lectures on electric discharges wave and impulses, 1912.
- Theory and calculation of electrical apparatus, 1917.
- Theory and calculation of electrical circuits, 1917.
- Engineering mathematics, 1917.

Se le acreditan unas 200 patentes de inventos en todas las ramas de la ingeniería eléctrica.

______________________________________

[1] Los números complejos fueron expresados por primera vez geométricamente por el matemático John Wallis (1616- 1703) dos siglos antes, aunque no tuvo gran aceptación hasta que Steinmetz los utilizó en los circuitos de corriente alterna.

[2] Henry Ford Litogot (1863 - 1947) fundador de la compañía Ford Motor Company y padre de las cadenas de producción.


2 comentarios:

Montse dijo...

No conocía a este eminente matemático y ha sido muy interesante leer su biografía.
Me pregunto la cantidad de cosas que utilizamos y que desconocemos al ser humano que las ideó.

Corre por ahí un chiste, sobre informática, muy similar a la factura de la tiza de Steinmetz.
Un informático que cobra 1 euro por el chip y 9999 euros por saber que chip era el que había que cambiar.

Petons!

Viatger dijo...

La verdad que está más relacionado con el mundo de la electricidad y las máquinas eléctricas e inlcuso dentro de ese mundo no es muy conocido.

El chiste de informática es la versión en moderno de lo que ocurrió con steinmetz.

petons,
Viatger