viernes, 30 de julio de 2010

Mites i gent de Barcelona de Josep Maria Huertas Claveria


Título: Mites i gent de Barcelona
Autor: Josep Maria Huertas Claveria
Lengua: Català
Editorial: edicions 62
Encuadernación: Rústica
ISBN: 978-84-297-5877-1
Año de edición: 2006
Páginas: 252

Del libro:

Amb Mites i gent de Barcelona Josep Maria Huertas ha aconseguit convertir en mites llegendes, històries dels ambients populars que són descripcions força exactes de fets reals succeïts a Barcelona. Des del Putxet i Sarrià fins a la Torre del Baró i el Bon Pastor, sense oblidar barris desapareguts com el Somorrostro o Pequín, aquest recull ofereix un plànol de la memòria popular i literària de la ciutat on els anhels, la crueltat, els desenganys i la felicitat que van marcar la gent que hi va viure o la va visitar són tan reveladors com els seus edificis, carrers, turons i platges. En aquest territori de la paraula, la vampiressa del carrer Ponent és veïna de sant Josep Oriol, i l’assaltant anarquista de meublés de la part alta conviu amb el mico que, després de passar pel comunisme i perdre un braç, llueix orgullós una samarreta del Barça. Mentrestant, Buffalo Bill, el Vaquilla, el mariscal Tito i Carmen Amaya vagaregen per algun indret viscut o somiat, a mig camí de la història i la memòria. Josep Maria Huertas (Barcelona, 1939) és un periodista amb molts anys de professió a l’esquena. Ha col•laborat en infinitat de mitjans (El Periódico de Catalunya, Cuadernos para el Diálogo, Serra d’Or, Cambio 16, Triunfo…) i ha publicat, en solitari o en col•laboració, una cinquantena de llibres entre els quals destaquen els dedicats al moviment obrer i a la vida quotidiana a Barcelona. Entre altres premis i distincions, ha obtingut el Premi Nacional de periodisme (1990) i la Medalla d’Honor de la Ciutat de Barcelona (1998). Ha estat recentment escollit com a Degà del Col•legi de Periodistes de Catalunya.

Opinión:

¿Qué puedo decir de Josep Maria Huertas Claveria? Escritor y periodista. Practicaba un periodismo vinculado a los movimientos sociales, amante de la Historia de Barcelona, mejor dicho de la “realidad” de la Historia de Barcelona, sin ocultar nada, todo un referente de la libertad de expresión, lucha social y valores democráticos, desgraciadamente nos dejó en el 2007.
Para aquellos amantes de las curiosidades e historia de Barcelona, sin duda alguna, este es un libro más que recomendable. Os pongo una entrevista que en su momento publicó la web del ayuntamiento Barcelona con motivo de la presentación del libro.


El reportaje: De castraciones y otras tragedias humanas
publicado el 16/11/2006

Por Meritxell Doncel

Homicidios, historias curiosas, tragedias humanas, leyendas, mitos sobre personajes populares y hechos sorprendentes que ocurrieron en Barcelona en el pasado, y que pocos conocen. Eso es lo que nos descubre el conocido periodista Josep Maria Huertas Claveria en su último libro, Mites i gent de Barcelona(Edicions 62), que contiene más de un centenar de éxitos breves de lectura rápida y amena.

Algunos son hechos corroborados y documentados, otros nos han llegado a través de la tradición oral barcelonesa, pero todos nos hablan de una Barcelona desconocida, escondida entre sus recovecos, censurada y llena de misterios y secretos.

La castración de las estatuas

¿Sabías, por ejemplo, que a mediados del siglo XX el Ayuntamiento, las autoridades y los obispos se dedicaron a castrar estatuas masculinas desnudas y, en sustitución de lo castrado, colocaron hojas de parra o pañuelos? La medida fue polémica en algunos lugares, como en el mercado del Born, donde los vendedores se quejaban por dicha castración, ya que la estatua original que allí se lucía había provocado el aumento de la clientela femenina.

'La quinta forca'

¿Te imaginas de dónde viene la expresión catalana la quinta forca? A principios del siglo XIX en Barcelona había cuatro horcas (forcas) para colgar a los delincuentes condenados a pena capital. En aquellos tiempos se instaló una quinta en la colina de la Trinitat, que en la época era un lugar muy lejano de la capital. De ahí viene que en catalán se diga de un lugar que está lejos que està a la quinta forca.

Crónica negra de una asesina en serie

Los diarios de la época no daban abasto. Durante mucho tiempo la ciudad estuvo sacudida por el macabro descubrimiento de los crímenes de la asesina Enriqueta Martí, una mujer que secuestraba y mataba niños para elaborar ungüentos con partes de sus cuerpos. En los pisos de su propiedad se encontraron numerosos frascos con sangre, grasas humanas y huesos de criaturas. Su final fue rápido: después de su detención y encarcelamiento, fue linchada en el patio de la prisión de Amàlia.

Lo más macabro de esta crónica negra barcelonesa, quizás, sea que el caso se hizo tan famoso que un industrial aprovechó el suceso para bautizar como Enriqueta un juguete de dudosa finalidad educativa. Incluso se escribió un libro sensacionalista con el relato de sus crímenes.

Los habitantes del Parque Güell

¿Sabías que en el Parque Güell viven dos personas? ¡Son sus únicos habitantes! Martí Trias Domènech, un abogado de Sabadell, compró dos parcelas de la urbanización que impulsaba Eusebi Güell y construía Antoni Gaudí, lo que hoy conocemos como Parque Güell.

Un siglo más tarde, los hermanos Vergés, que todavía conservan la escritura de compra del año 1902, continúan veraneando en la casa que levantó su abuelo, Martí Trias, una construcción modernista del arquitecto Juli Batllevell. De vez en cuando, sin embargo, se llevan algún susto cuando algún turista despistado entra en su casa para admirar lo que creen que es una más de las maravillas de Gaudí.

La tragedia del tren de Sarrià

El 11 de febrero de 1939, a las ocho de la mañana, un tren de los Ferrocarriles de la Generalitat circulaba hasta los topes hasta que, por exceso de peso, los frenos fallaron, el convoy cogió gran velocidad y colisionó con otro tren en la estación de Sarrià. Mientras, algunos viajeros dominados por el pánico se lanzaron a las vías estando el tren todavía en marcha. El resultado fue de 36 muertes y 130 heridos. El tren, incluso, no llegó a detenerse y continuó ganando velocidad hasta colisionar con otro tren en la estación de Sant Gervasi.

A pesar de la aparatosidad del accidente y el grave balance de la tragedia, el único diario que se hizo eco del asunto fue La Vanguardia Española, con una breve alusión a un "accidente ferroviario" que había provocado "algunas víctimas": la censura franquista no autorizó más detalles.

Noventa y nueve marineros muertos y un superviviente ebrio

Desde 1978 en el muelle de Barcelona hay un monolito que recuerda a 99 marineros muertos después de que su barco chocara contra otra embarcación. Pocos saben, sin embargo, que hubo un superviviente que salvó la vida gracias a una borrachera.

Johnny, explica Huertas Claveria, era un joven marinero de veintiún años que la noche anterior al accidente fue con sus compañeros de flota al bar California de la calle de Escudellers. Tenía ganas de ir al baño, pero iba tan borracho que se equivocó de puerta, entró en el almacén del bar, se cayó y se quedó dormido entre las cajas. La mañana siguiente la camarera escuchó por la radio que se habían ahogado 99 de los 130 marineros que viajaban en el barco siniestrado y poco después se encontró a Johnny saliendo del almacén, a quién abrazó con mucha alegría por la suerte que había tenido. Durante años, el marinero le mostró su agradecimiento enviándole cartas y fotografías de sus hijos y de su mujer.

La Casa del Diablo

¿Has oído hablar de ella? Quizás hayas pasado decenas de veces por el número 20 de la calle de Torres, en el corazón de la Gràcia gitana, y ni siquiera te hayas fijado en la curiosa decoración de una ecléctica fachada. La historia cuenta que en el año 1892 Agustí Atzerias, propietario de la casa, pasaba por un mal momento económico y prometió al diablo que le vendería el alma si le tocaba la lotería.

Efectivamente, le tocó. No sabemos si el alma se la vendió o no, pero lo que sí hizo fue encargar que pusieran demonios por toda la fachada de su casa, en contra de la opinión de la vecindad, que no recibió la iniciativa con buenos ojos.

Sacrificios humanos en la Arrabassada

Aunque se han hecho diversas comprobaciones científicas sobre esta historia, hay opiniones divididas y todavía no se ha llegado al fondo de la cuestión. Por si te interesa, puedes ir a ver tú mismo la llamada Piedra de los Sacrificios, en la carretera de la Arrabassada, y decidir si te crees la leyenda que dice que en aquella piedra se sacrificaban humanos y que los pequeños hoyos que tiene servían para guardar las vísceras.

¿Chicas secuestradas?

Desde hace muchos años circula la leyenda de la Sirena, una antigua mercería de la calle de Pelai que se quedó con la fama de ser un lugar donde las chicas que entraban eran secuestradas o desaparecían misteriosamente.

El origen del rumor, que con los años fue creciendo y engordando el número de víctimas, empezó cuando un joven acompañó a su chica a comprarse unos sostenes. Esperó fuera, pero al ver que no salía, entró, y sólo encontró a la dueña, que le dijo que no había visto ninguna chica con aquella descripción.

Muchos años después, una antropóloga estudió el caso para su tesis y se entrevistó con la propietaria, que negó dicha versión y aseguró que el probador no tenía ninguna puerta falsa. Lo cierto es, sin embargo, que la leyenda perduró muchos años, hasta el cierre de la tienda.

Muerto en la Torre de les Aigües


El abuelo Gasull, que se había gastado su fortuna en la construcción de la Torre de les Aigües en el Poblenou, cerca del mar, se lanzó al vacío desde lo más alto de ésta tras comprobar que no servía para explotarla para el suministro de agua potable, ya que el agua que proporcionaba tenía gusto salado porque el agua del Besòs se mezclaba con la del mar.

Lo que desgraciadamente no sabía el abuelo Gasull es que tiempo después, dos artistas, Ramon Calsina i Josep Maria Subirachs, la convertirían en un símbolo del Poblenou, un símbolo muy vigente en nuestros días.

Milagros de leyenda

Barcelona también fue una ciudad de milagros. ¿Conoces Santa Creu d'Olorda? Su nombre proviene del milagro adjudicado a la cruz que se colocó en esta cima y que consiguió desvanecer la niebla negra que permanentemente atemorizaba a campesinos y animales. Al menos, eso dice la leyenda...

Pero el más popular es el milagro de la Torre del Llamp, que encontrarás en el número 48 de la calle de Anglí, en Sarrià. La torre adquirió su nombre por un día de tormenta, cuando un rayo cayó en el momento en que seis obreros estaban sobre el tejado colocando un pararrayos. Aunque debieron quedarse fritos, una monja y un médico que vivían cerca consiguieron reanimarlos a todos.

Las partituras de Beethoven en Sant Andreu

Pocos conocen la llamada Casa de la Partitura, el segundo edificio más largo de Cataluña (mide 150 metros), de los arquitectos Alonso y Balaguer.

Si te encaras con el coche hacia una de las curvas del Nus de la Trinitat verás la fachada que diseñaron, de color azul y con manchas amarillas que coinciden con las notas musicales del Himno de la alegría de Beethoven. La intención de los arquitectos era que la fachada pareciera un inmenso pentagrama.

El gitano homenajeado del Ayuntamiento

¿Has visto alguna vez la escultura de san Miguel, de Josep Llimona, que hay en el vestíbulo del Ayuntamiento? Pues, resulta que el modelo no fue ningún santo, sino un gitano de Barcelona.

Hacer de modelo le otorgó cierta influencia entre los trabajadores del consistorio, ya que le ayudó a sacar de detrás de los barrotes a su familia, que un día fue detenida. Él mismo se presentó a un cabo de la Guardia Urbana y, gracias a su popularidad, consiguió sacarlos de la cárcel.

La serpiente ladronzuela

Cuenta la leyenda que tiempo atrás un matrimonio de Can Tunis con un bebé tenía problemas para alimentarlo, porque la madre no tenía leche materna para darle, a lo que el médico no lograba encontrar una explicación. Finalmente, el marido se decidió a espiar la casa mientras todos dormían y descubrió que una serpiente chupaba la leche de la madre mientras le ponía la cola en la boca del bebé para que no llorara. Está claro que las leyendas populares, a veces, puede llegar muy lejos…

3 comentarios:

amtispan dijo...

Interesantísima recomendación, como siempre. Además me entero de que soy vecina de una casa encantada!!!

Viatger dijo...

Huertas Claverías escribió libros interesantísimos:

El Montjuïc del segle XX, amb Jaume Fabre i Josep Martí Gómez.Barcelona: Pòrtic Editorial, 1969.

La Barcelona de Porcioles, obra col·lectiva, 1ª edición, CAU 21. Barcelona: Editorial Laia, 1973.

Tots els barris de Barcelona, amb Jaume Fabre, en vuit volums. Barcelona: Edicions 62, 1976.

Diàlegs a Barcelona, amb Jaume Fabre. Barcelona: Editorial Laia, 1986.

50 veces Barcelona: guía de visita de la ciudad, amb Carles Geli i Maria Favà; fotografies de Pepe Encinas. Ajuntament de Barcelona, 1995.

Els barris de Barcelona, obra col·lectiva en quatre volums.

Barcelona: Enciclopèdia Catalana y Ajuntament de Barcelona, 1997-2000.

Montjuïc. Barcelona Parc Central, obra col·lectiva; Huertas escrigué la introducció «Història d’una muntanya popular i impopular».

Barcelona: Barcelona de Serveis Municipals SA, 2007.

Artpublic, llibre digital amb un catàleg de més de 1.000 escultures de Barcelona. Artpublic: Ajuntament de Barcelona, 2007.

Salvador Seguí, el Noi del Sucre: materiales para una biografía, 3ª ed. Barcelona: Laia, 1976.

Obrers a Catalunya: manual d'història del moviment obrer 1840-1975. Barcelona: L'Avenç, 1982.

Llibres sobre periodisme
Les tres vides de «Destino», amb Carles Geli. Barcelona: Col·legi de Periodistes de Catalunya y Diputació de Barcelona, 1990.

«Mirador», la Catalunya impossible, amb Carles Geli. Barcelona: Edicions Proa, 1998.

El Periodista: entre la indefinició i l'ambigüitat: evolució d'un concepte professional entre dos segles. Barcelona: Dèria Editors, 1998.

El plat de llenties: periodisme i transició a Catalunya (1975-1985). Barcelona: Col·legi de Periodistes de Catalunya, 2005.

Una història de «La Vanguardia». Barcelona: Angle Editorial, 20

Cada taula, un Vietnam. Barcelona: La Magrana, 1997.

Anónimo dijo...

La historia de los marineros resulta un tanto incompleta.
Eran tripulantes de un portaviones yanky fondeado en el antepuerto y les trasnsportaban en barcazas de desembarco.
Lo del borraco es bien cierto pues yo conocí a la puta.