martes, 14 de septiembre de 2010

MINEROS – Atrapados en su TV movie.

Linze TV (productora audiovisual parte del grupo Endemol) ha hecho público esta semana que está preparando una miniserie de televisión sobre la peripecia vital de los treinta y tres mineros atrapados desde hace un mes en la mina chilena de San Juan. Soy más ingenuo que la comunión de Bob Esponja, pero aún así tengo la suficiente picardía para sospechar que en realidad no es más que un rápido posicionamiento de la productora para ser los primeros en narrar la historia en forma de TV movie, ese género que ahora está tan de moda. Sólo hay dos pequeños detalles en la noticia que me perturban. Uno: Linze TV declara que han iniciado la fase de preproducción. Y dos (por favor, lean la siguiente frase en tono monocorde y gritando un poco): los mineros aún no han sido rescatados.

No puedo dejar de pensar que una fase de preproducción implica que haya por alguna parte un grupo de guionistas reunidos haciendo cástings, trazando tramas y creando arcos de personajes. No es así, ya lo sé, fuentes de la productora señalan que en este momento sólo están recopilando información y pendientes de los acontecimientos. Pero advierto en este episodio el gérmen de un nuevo y decisivo paso en la imparable e implacable carrera del negocio audiovisual.

Porque, amigos, con unos medios de comunicación y producción cada vez más rápidos y efectivos lograremos, en un futuro no muy lejano, acompasar realidad y ficción. La creación de contenidos de ficción sobre argumentos reales con un demora cada vez menor. En minutos, acaso segundos después de producirse la noticia. De este modo, podremos contemplar el hecho real siendo retransmitido en directo en un canal de noticias mientras, a un golpe de mando a distancia, el canal contiguo emite ya una recreación con actores del mismo. Una versión mejor, con una más alta calidad de imagen, cuidada iluminación, banda sonora, efectos especiales y, no nos engañemos, mucho más convincentemente interpretada que la versión “real”, o quizá deberíamos empezar a llamarla ya “preliminar” o “beta”. Y no sólo eso, porque también podremos disfrutar de finales alternativos en caso que el desenlace del hecho real nos decepcione, o no esté a la altura de las expectativas.

Berto Romero


6 comentarios:

Raúl Peñaloza dijo...

El terrible desenlace de la crisis de contendidos y los malditos realities...

Tan fácil que era hacer literatura...

Viatger dijo...

El problema Raúl que la audiencia es lo que pide, si la misma no le interesase (no la noticia de que están atrapados, sino el reality) ya verías como no habría programa.

Saludos,
Viatger

Montse dijo...

¡Es brutal!
Detesto los realitys, por eso dejé de ver la tele, pero no sabía que habían llegado hasta el punto de crear escenas en base a un hecho tan dramático ¡y que aún no han sido rescatados!

Sinceramente, pienso que es una vergüenza.

Alma dijo...

Y espérate, que como rescaten a todos, en el "reality" aun se sacaran algún muerto de la manga o alguna cosa macabra o gore para satisfacer a la audiencia. Realmente patético.

Viatger dijo...

La verdad que sí, Montse, una verdadera vergüenza.

Petons,
Viatger

Viatger dijo...

Alma,

Parece ser que hemos llegado a un momento en que todo vale por la audiencia.

Petons,
Viatger