jueves, 1 de noviembre de 2007

Un apunte sobre historiografía o de cómo leer y no entender nada

Hace relativamente poco tiempo que estudio una asignatura (su nombre ya tira para atrás) denominada Tendencias Historiográficas actuales. ¿En que consiste la historiografía? Pues se puede decir que trata sobre el estudio bibliográfico y crítico de los textos que tratan sobre historia, sus fuentes y sus autores. Enrique Moradiellos que tiene un par de libros (muy entendibles y comprensibles, propongo un premio a sus dos libros [1] ) sobre historiografía dándonos una definición más sencilla y no por ello menos importante: “la Historia de los relatos históricos y sus autores”.

La asignatura y su estudio es muy interesante, pero la han organizado a través de unas unidades didácticas muy espesas, difíciles de digerir, de tal forma que hace unos días le comentaba a un amigo que en ocasiones (aunque la asignatura se imparta en castellano y en catalán) me da la sensación de estar leyendo chino, resumiendo; “que no me entero de nada”, (en un intento de animarme, mi amigo me decía que eso suele pasar) tampoco debo descartar que me haya vuelto rematadamente idiota lo cual no sería de extrañar dadas las máximas cotas de surrealismo que ha alcanzado mi vida, divertida eso sí, pero hipersurrealista (Rubén, perdón por la hipérbole… ).

Para rematar todo este asunto se realizan en esta asignatura numerosos comentarios de textos, algunos interesantes, otros pesadísimos, y ni unos ni otros serán útiles para el día del examen, ya que el mismo está pensado para que sepas de memoria el temario y lo vomites en dos horas a finales de enero.

Después de esta introducción del todo innecesaria paso a poneros unas citas de Heródoto, Historiador y Geógrafo griego (484 adC - 425 adC) considerado el padre de la Historia:

"De todos los infortunios que afligen a la humanidad el más amargo es que hemos de tener conciencia de mucho y control de nada."

"La democracia lleva el más bello nombre que existe... igualdad."

"Ningún hombre es tan tonto como para desear la guerra y no la paz; pues en la paz los hijos llevan a sus padres a la tumba, en la guerra son los padres quienes llevan a los hijos a la tumba."

Muy buena esta última cita tanto para padres/madres como para hijos/as, solamente espero que nadie se sorprenda porque sea padre, últimamente no sé bien por qué hay personas que les coge de sorpresa un hecho tan normal...

[1] El oficio de historiador, y Las caras de Clío. Una introducción a la Historia, ambas en editorial Siglo XXI.

2 comentarios:

Ruben dijo...

estooo no me acuerdo muy bien pero habia un refran muy castellano que rezaba algo asi como

un lobo por curiosidad en un cepo metio la cabeza ...

o algo asi...


yamentiendes.

Viatger dijo...

no sé si será la fiebre o la febrícula que has padecido estos días pero no, no te entiendo.